Qué hacemos?

El Equipo TINKU no tiene ánimo de lucro, teniendo por objetivo a este respecto la optimización, no necesariamente financiera, de los recursos de los que sus miembros disponga. Valora el trabajo profesional y lo resalta, pero maximiza la colaboración voluntaria en todos sus niveles: financiero, operativo, relacional e informativo.

Siguiendo los Estatutos de la asociación, realizamos, desde la creación del Equipo Tinku, actividades varias, todas ellas tendentes a apoyar los procesos de desarrollo de las comunidades más desfavorecidas de nuestra Tierra, promoviendo el bienestar, la igualdad, la paz y la libertad.

Acompañamos, ofreciendo nuestra capacidad de formulación, de gestión, de seguimiento y de asesoramiento, procesos de desarrollo en forma de programas, proyectos y acciones específicas de cooperación, sobre todo en Bolivia, pues en este país es donde hemos tenido mayor experiencia los miembros del Equipo. Aunque también hemos apoyado pequeños proyectos en otros países y no estamos limitados a ningún estado o región, más de lo que la relación de confianza y cercanía nos permite. Al Equipo Tinku no le interesa aumentar el número de contrapartes con las que trabaja, el número de países o de proyectos a gestionar, ya que priorizamos la calidad de la cooperación, el beneficio real a la población más vulnerable. Para ello, consideramos indispensable una organización local que conozca la situación y esté realmente enrraizada en la población beneficiaria, cuando no sea la misma población beneficiaria organizada.

También apoyamos procesos formativos, tanto de educación formal como no formal y hasta informal, para el cambio de actitudes, la sensibilización y la concienciación, a la vez que tratamos de impulsar procesos de capacitación que puedan replicarse y tengan efecto multiplicador. Casi todos los proyectos y acciones que hemos apoyado son de corte educativo, debido a que la mayor parte de los miembros de Equipo Tinku procedemos del mundo de la enseñanza y la sensibilización, aunque atendemos especialmente el componente replicador y generador de fuentes de bienestar, producción sostenible y desarrollo comunitario. Sin embargo, tampoco estamos cerrados a otro tipo de proyectos, pues en cooperación internacional entendemos que son las contrapartes locales las que deben establecer las prioridades.

Para nosotros es muy importante el intercambio de experiencias, por lo que, en la medida de nuestras posibilidades, fomentamos las relaciones y hermanamientos entre organizaciones e instituciones, la visita de personas del Sur que puedan aportarnos otra visión diferente, la presentación de los valores del encuentro, el diálogo y la cooperación a la población en general, el intercambio de productos o comercio justo como formas de aportar nuestro pequeñísimo grano de arena a la transformación de las estructuras injustas de nuestra Tierra.

 

TINKU